lunes, 18 de octubre de 2010

DReXLeR eN EL PaLaU

Definitivamente lo mío no son las criticas, y mucho menos las musicales, aun así he querido en este primer post de la semana, hacer una oportuna crónica del concierto de Jorge Drexler al que asistí el pasado viernes en el Palau de la Música. De entrada confesar que mis conocimientos sobre el cantautor eran mínimos por no decir nulos. Así de esta guisa, sin prejuicios, abierto a descubrir nuevos sonidos, acudí la pasada noche al concierto del cantautor uruguayo, cuando quiso el azar que de improvisada manera cayera una entrada en mi mano atravesando el mediterráneo en singular crucero. Valencia-Mallorca pasando por la taquilla del Palau.
Lo primero que me llamo la atención en el concierto, fue la falta de pretensiones del mismo. Sobre un escenario desnudo, fueron incorporándose los músicos al son de las primeras notas a la guitarra del cantante. Una estupenda banda en la que de inusual pero siempre agradable manera, compartían escenario y canciones instrumentos de viento con otros menos habituales como una maravillosa marimba que en ocasiones era tocada a tres bandas, una sierra de la que surgía un característico sonido, y el que mas me gustaba, un Theremin, instrumento electrónico que produce inquietantes sonidos y que se utilizaba sobre todo en películas de terror en los años 50/60. A lo largo de 90 minutos, Drexler fue presentando los temas de su nuevo disco “Amar la trama” al tiempo que interpretaba otros mas conocidos de trabajos anteriores, que inmediatamente eran coreados por el publico que llenaba la sala del Palau. Lo cierto es que el artista desde el minuto 1 logro crear un entrañable ambiente en el que los allí presentes pudimos interactuar de diferentes maneras y disfrutar de unas composiciones para servidor totalmente ajenas y que me descubrieron un interprete muy alejado de la idea de cantautor sudamericano al que estamos acostumbrado. Unas fantásticas letras y unos arreglos musicales muy alejados de composiciones al uso en el que la participación de sus eclécticos músicos y sobre todo el inmejorable clímax intimo que logro crear en un espacio tan grande y con tan buena acústica consiguió ser premiado con tres salidas al escenario y al menos 5 o 6 bises que fueron recibidos con verdaderos entusiasmo por los allí presentes. Un concierto maravilloso, que sirvió de preámbulo a una noche fantástica.


5 comentarios:

Mo dijo...

¡quería irrrrrrrrrrrrrr!
me gustaaaaaa

Dr.Magenta dijo...

No sabia que te gustaba, en realidad no sabia ni que me gustaba a mi....

noséqui dijo...

a mi me encanta, y el ultimo disco es una pasada.... ummm que envidia Dr. magenta. Me alegro mucho que te acabara gustando.

un beset

Anónimo dijo...

ay, a raiz de esto podria proclamar que te has hecho profundo... y mayor...
La Fangoria.

Dr.Magenta dijo...

Siemopre he sido mayor, incluso cuando era pequeño...ya era mayor. En cuanto a profundo, creo que no lo soy mucho, solo profundizo en lo que me interesa. Ya lo dice tu cancion Fangoria:
Hagamos algo, superficial y vulgar"