jueves, 5 de julio de 2012

LecTuRaS dE PRoGRaMa DoBLe

En las últimas semanas he aparcado por un tiempo la literatura de ficción para sumergirme en la lectura de libros sobre cine aprovechando una fantástica oferta de libros de saldo en una librería de lance cercana a mi domicilio. Nunca he entendido el porque los libros de cine son especialmente caros, durante años he ido acumulando una biblioteca abastecida básicamente con esos restos de serie que podía encontrar un par de años después del lanzamiento del libro en cuestión en este tipo de comercios. Cuando visito alguna de estas tiendas y encuentro oportunidades de este tipo, suelo arrasar y cargar cual porteador en película de Tarzan.

Si bien es cierto que esperaba mucho de “Bienvenido Mr. Cagada” el libro que sobre el director de cine Luís Gracia Berlanga escribió su compañero y amigo Jesús Franco, confieso que me ha defraudo profundamente. Ya hace años leí una biografía sobre el director que me ha parecido mucho más interesante que esta en la que Jesús Franco se limita a poner en su boca básicamente las opiniones del inmortal realizador valenciano. Esperaba más información sobre su vida, su juventud y sobretodo anécdotas sobre sus rodajes. El recorrido por los diferentes títulos de su filmografía resulta muy decepcionante al pasar por estas de de forma efímera sin apenas aportar información sobre la forma en que fueron rodadas, sobre sus actores, una lastima teniendo en cuenta la cantidad de historias y jugosos chascarrillos que sobre ellos podría haber aportado este libro.
Su autor pone voz a las opiniones del director en lo que podría haber sido perfectamente una larga entrevista sobre lo humano y lo divino, la España de la postguerra y la de la apertura, y sobre todo la particular visión que Berlanga tiene sobre el erotismo, la pornografía y sus particulares fetiches.

En el otro libro en cuestión, “Alfredo el grande, vida de un cómico” su autor Marcos Ordóñez hace un repaso en primera persona de la vida y obra de este genial actor Alfredo Landa. Desde su infancia y juventud en San Sebastián a sus inicios y consagración en el cine años mas tarde en Madrid. Sus primeros trabajos en teatro, su debut en el cine con pequeños papeles y su posterior reconocimiento. Nada que ver con el libro de Berlanga, en esta ocasión su autor nos regala suculentas anécdotas en las que sin pelos en la lengua, Landa opina sobre muchos de esos nombres propios que han formado y forman parte de la historia de nuestro cine.
Un libro no exento de polémica por la sinceridad con la que el cómico repasa las vivencias que ha tenido con sus compañeros de profesión y gente del cine en general. Un libro repleto de sorpresas y, para alguien al que como a mi le entusiasma esta etapa de nuestro cine, consigue incluso sino desmontar, si hacer tambalear algunos de mis más arraigados iconos cinematográficos.
Confieso que he disfrutado muchísimo con la lectura de esta biografía que me ha dado la oportunidad de conocer en detalle la forma en la que se hacia cine en nuestro país y la gente que formaba su particular geografía. Marcos Ordóñez hace un excelente trabajo en el que no solo nos regala esas maravillosas anécdotas a las que antes me refería sino que aporta interesantes datos cronológicos, de recaudación, etc.
No en vano, Ordóñez es autor también de otras interesantes biografías como la de Ava Gardner en España “Beberse la vida” o la que hizo sobre los intelectuales y escritores que poblaban el inmortal café Gijón. Un libro más que recomendable para todos aquellos que en algún momentos hayan disfrutado de nuestro cine y sobre todo de los cómicos que lo hicieron posible.



3 comentarios:

Mo dijo...

doctor me gustan siempre tus escritos...creo que ya te lo he dicho.

Dr.Magenta dijo...

Si, ya me lo has dicho Mo pero soy muy vanidoso y me gusta escucharlo jajjajaa Siempre tienes una palabra agradable para mis posts...

Dr.Magenta dijo...

Por cierto ahora estoy con otro libro de Marcos Ordoñez, "Ronda del Gijon" un recorrido por los personajes que pasaban por tan emblematico café de madrid y sus tertulias. Algun dia tenemos que recuperar la nuestra...