lunes, 26 de octubre de 2015

La RebEliON dE LoS ElecTRODomésTICos.

Este pasado fin de semana, ha vuelto a pasar. Siguiendo el siniestro patron que marca la tradicion. No es la primera vez que siento mi cocina sometida a una extraña y malefica fuerza que provoca una autentica Rebelion de los electrodomesticos. Como decia es la tradición la que señala lo que podríamos definir como la cruel venganza de esos utensilios que nos hacen más cómoda la vida, sin reparar en sus sentimientos, abusando de su celo en el trabajo y condenandolos al contenedor cuando dejan de resultarnos útiles.
Hace ya unos años, asistí estupefacto al suicidio de mi viejo televisor, un Telefunken culon, que nos alegro la vida durante muchos años. En mi casa, la señal definitiva de que algo raro ocurre, es el hecho de encontrar la televisión apagada.
¿No enciendes la tele?
¿pasa algo?
Y así fue y sigue siendo, no me extraña que aquella inolvidable Telefunken acabara suicidándose al encenderla aquella mañana. Un ligero chasquido, anticipó una explosión envuelta en una llama y la salida de un humo negro irrespirable, que evocaba ese bonito momento vaticanil de la “Fumata negra, fumata blanca” Si, como aquella canción de Basilio, creo recordar y que se titulaba “Cisne cuello negro,cisne cuello blanco”

Chiquito de la Calzada la recuperó años mas tarde en sus chistes.


Tras este momento flasback evocando la memoria de mi viejo aparato de televisión, continuo con esa rebelión de la que antes os hablaba. Se dice, se cuenta, se comenta que este tipo de averías en pequeños electrodomésticos, suelen ir de tres en tres, como el fallecimiento de viejas estrellas de Hollywood que según dicen, cuentan y rumorean, también son de tres en tres. La sabiduría popular es un mundo, eso es asín.
Notaba ya hace unos meses, cierto resquemor por parte de la lavadora, es muy rigurosa con su mantenimiento y aseo personal y servidor la tiene algo descuidada en estos aspectos. Lo cierto es que noto cierto distanciamiento entre nosotros. Ya la he pillado en un par de ocasiones intentando escapar. Acostumbrado a la excesiva y metalera banda sonora que acompaña mi programa de lavado , no acerté a descubrir el ruido de mi lavadora escapando hacia la puerta en medio del pasillo.
No se que le pasa últimamente, esa obsesión por salir de la cocina abriéndose paso por la casa. El día menos pensado me la encuentro cogiendo el ascensor.
Lo peor estaba por llegar. Todavía siento escalofríos cada vez que recuerdo ese momento en el que el microondas inesperadamente se puso en marcha para a continuación oírse una ligera explosión en el interior y comenzar a arder en la parte lateral del mismo. Con la sangre fría que me caracteriza me lance sobre el interruptor del microondas para desconectarlo llevándome por delante el cuenco con el pienso y el agua de mi perro y provocando que servidor cayese al suelo.
Poltergueist, pensé yo. ¿Porque se pone en marcha solo el microondas, si no había nada en su interior? ¿Estamos hablando acaso de un nuevo caso de “Suicidio mecánico”? Creo que no me puedo levantar.....
No le hubiera dado mayor importancia al asunto, de no ser porque apenas dos días mas tarde otro extraño suceso provoco el caos en mi cocina. La jarra de mi batidora repleta de crema de calabacin y queso y que justo cuando sobrevolaba la salten en la que servidor asaba un filete, tuvo a bien caer en vuelo libre sobre la esta mientras yo me quedaba con el asa , que se había despegado o soltado de la jarra, en la mano. Una humillante instantánea, lo se...
Acaso tengo polstergueist en mi cocina? Que mal rollo, tendre que llamar a la mediun enana esa que salia en la pelicula, aunque creo recordar que la actriz ya fallecio, pues entonces casi que mejor no la llamo.No seré yo quien ponga en solfa la sabiduria popular. 



5 comentarios:

Mo Viment dijo...

Cuando escribes haces de lo cotidiano algo mágico y me llena la cara de sonrisas

Dr.Magenta dijo...

supongo que una vida cotidiana, solo puede escribir historias cotidianas....

Anónimo dijo...

ññññ

Anónimo dijo...

Capricornio de Castellón:

Eso es que le han echao el mal de ojo en la cocina. Lo que usted tiene que hacer es limpiar la cocina con agua de ruda. Ya verá que pronto se van los malos espíritus de la cocina y todos los electrodomésticos vuelven a funcionar con normalidad.

¿Como hacer agua de ruda?
Estimadas amigas hoy vamos a aprender a hacer agua de ruda. Como sabréis la ruda es una planta aromática un tanto especial. En la antigüedad se utilizaba en prácticas abortivas.
Ponemos 5 litros de agua purificada en el cubo de fregar el suelo y luego le añadimos algunas ramas de ruda (entre 100-125 gramos por cada litro de agua). Dejamos la mezcla en macerar durante 24 o 30 horas (nunca más tiempo) y ya tenemos preparada el agua para purificar cualquier habitación de nuestra casa.

Os aconsejo que si finalmente decidís poneros manos a la obra, debéis tomar al pie de la letra las cantidades de ruda por litro de agua y el tiempo de maceración de la mezcla. Tengo una amiga llamada Angelines que tenía un problema en la habitación pues todas las noches empezaban los ruidos extraños y las voces del más allá. Recuerdo que hizo el agua de ruda pero la dejó macerar 50 horas y le puso más ruda de la cuenta por litro de agua y un chorro de lejía. El resultado fue que dos días después de limpiar la habitación, empezó a aparecerle la cara de la virgen en la pared. Al principio pensó que se trataba de una mancha, pero día a día la cara de la virgen se veía más y más clara. Hasta que un día aparecieron dos lágrimas de sangre de la cara en la pared.
Así que amigas cuidado con el agua de ruda.

Dr.Magenta dijo...

Me da mal rollo el agua de ruda, despues de lo que me cuentas Capricornio, casi mejorque le doy una fregada con el KH7 que es milagroso, literalmentes....
Tampoco le ira mal a la cocina un repaso, esop es asin....