jueves, 24 de junio de 2010

BRiCoPSicOPaTiA

Entre mis escasas virtudes, me temo que no se encuentra la de la maña, tampoco la de la fuerza, pero definitivamente servidor no destaca por su capacidad para el bricolaje. Son muchos los años y los hechos que lo atestiguan, y a pesar de ello nunca ha dejado de sorprenderme. Ayer, sin ir más lejos, viví uno de esos momentos “hágalo usted mismo” que tanto detesto. Básicamente porque, si al poner en practica mis conocimientos, o mejor desconocimientos en este campo solucionase el problema, valdría la pena el esfuerzo. Pero cuando después de estar 3 horas trasteando, finalmente tienes que requerir los servicios de un profesional, el hecho resulta bastante patético por lo menos.
Tras confirmar que el fregadero de mi cocina estaba embozado, decidí cual encuestador del CIS, preguntar a todo el mundo como solucionar el problema. Como era de esperar, encontré opiniones muy distintas, algunas de ellas incluso enfrentadas, por lo que finalmente opté por ponerlas todas en práctica.
La primera opcion consistia en emborrachar al fregadero con cualquier producto que aparentemente acabase con el tuberil atasco. Para ello utilicé una especie de granulado que finalmente terminó por embozar aun más el atorado desagüe.
Probé también desentaponando el sifón del fregadero, donde se acumulan restos de comida que provocan su atasco. Con la cabeza literalmente en el suelo fui desenroscándolo al tiempo que gotas de sudor caían de mi frente al interior de mis cristalinos ojos sin que este que escribe, uniformado con neopreniles guantes, pudiera hacer nada al respecto excepto maldecir al sifón, al desagüe y a todo lo que se me pasaba por la cabeza en tan embarazoso momento, sin conseguir los óptimos resultados que esperaba.
Finalmente decidí probar desatascar la tubería de acceso a la general (yo me entiendo), lo que me resultó totalmente imposible. Tirado, que no ya tumbado, en el suelo, intenté desenroscar la tuerca de la tubería. Lastima que mi mano no fuese bien recibida, básicamente porque el tamaño de la misma la hacia inaccesible a tan recónditos rincones.
Probé mas tarde introduciendo un alambre muy voluble por el sifón, por la tubería y hasta por los agujeros de mi nariz si hiciese falta, con tal de solucionar el problema, fracasando en el intento. De nuevo el fregadero volvía a estar atascado.
Después de horas de empeño y desespero, di por finalizadas mis jornadas de bricolaje requiriendo los servicios de un fontanero. Eso si, tras pasar horas prácticamente incrustado dentro del mueble de la cocina, estoy barajando la posibilidad de presentarme como contorsionista al próximo casting del Circo del Sol.

14 comentarios:

Juanjo dijo...

pues ya somos dos.Para mi quitar un tornillo es casi una proeza de la ingenieria y montar un mueble de ikea simplemente un imposible

Anónimo dijo...

unos pelagatos, eso es lo que sois ambos dos, con lo manitas que era mi Santi...
La Pelua.

Julia dijo...

Yo también usé los polvos desatascadores... creo que son para los panolis como nosotros, no sirven.
Después pasé a todos los productos corrosivos de casa: lejía + amoniaco + alcohol... el desagüe hacía un ruido como si un bicho fuese a salir y atacarme, pero el agua no salía.
Finalmente llamé a Florencio, el fontanero indiscreto del barrio, que me puso verde por fumar (había un cenicero en la cocina), después me trató de guarra por no limpiar el filtro de la pila cada vez que fregaba, yo le juré que lo hacía, pero me miró sin creerme. Más tarde tildó a mi marido de vago, "si tu marido se pone lo hace en un momento", y es que echó por la pila un líquido que hizo rugir el desagüe, y lo desatascó, y me cobró 50 euretes.
Cuando pienso lo que cobro yo por un cuadro... si lo se me meto a fontanera.

Dr.Magenta dijo...

pues asi es como temo acabar yo llamando al florencio de mi barrio, ke me saque la pasta y encima me trate como un imbecil...mañana probare con un gel desatascador ke he comprado...

Dr.Magenta dijo...

pelua, es que su santi de usté era un manitas, que manos tenia el santi....

Dr.Magenta dijo...

Y a luego la maña ke tenia para todo esto del bricolage....ay maña
Pilarica ña de barbastro

Dr.Magenta dijo...

Por cierto, tengo que consultarle a maria moliner si la palabro "bricopiscopatia" existe realmente. Da igual, me gusta esa palabra, suena muy bien...

La mujer del fontanero dijo...

Dr. Magenta, me ha dicho su fontanero particular que posiblemente pase mañana por su casa.

Con Dios.

Dr.Magenta dijo...

Le estaré eperando con los brazos abiertos y las tuberias obstruidas...

Mo dijo...

El próximo apañito...pones la cámara a grabar...un corto para ganar un Oscar.

Mo dijo...

El próximo apañito...pones la cámara a grabar...un corto para ganar un Oscar.

Anónimo dijo...

tendré que hacer el curso de bricopsicopatía...o el comentario desaparece o lo publico varias veces.
Dr. dígame la dirección , necesito el cursillo.
mo

Dr.Magenta dijo...

En nuestra proxima tertulia dispersa daré una charla sobre el tema "Fontaneria y literatura"

Salva dijo...

Que maravilla volver a leer otro relato cotidiano que hace que la vida resulte un poco menos gris, enhorabuena doc.