martes, 16 de noviembre de 2010

eN DíAs cOmo eSTe

Batallo a diario con mi frágil memoria, intentando salir airoso en mi devenir cotidiano.
Irritado y persistente peleo contra mi intelecto a fin de no perder la contienda.
Pero ella, la memoria, puñetera y resabiada, no resulta un rival fácil. Con ese cruel fin me pone a prueba a diario.
En días como este, sin embargo, me rendiría con gusto a tan intelectual combate.
En días como este, gustaría de amanecer perdido, sin día, sin hora, ajeno a la fecha en la que estamos viviendo, y sobre todo a la que hemos vivido.
Hoy, justo hoy, se cumple un triste aniversario. Dos años, dos largos años de una ausencia y de una irremplazable perdida.
Y aunque mi mente se empeñe en borrar dañinos recuerdos, la memoria insistente pierde su ligereza y se instala con fuerza en mi cabeza.
Maldita memoria, ya podía ejercer su contenida afectividad, cuando realmente se la necesita. Si pudiera la dejaría en pause, a la memoria, a la maldita memoria.
En días como este, se agradecería una inesperada amnesia.
En días como este, no me gustaría despertar…


7 comentarios:

Mo dijo...

¿qué decir a un amigo como tú?
que te comprendo y que tienes en cada uno de nosotros un trocito de Amor.
Y sonríe has tenido a la mejor.

El Rancio dijo...

¿Eso que es? ¿Cuando se le murió la gatita? Con lo cariñosa que era comprendo que usted la eche en falta.
Y en días como este hay que pensar: El muerto al hoyo y el vivo al bollo. Y no es que no comprenda esos sentimientos, os puedo asegurar que yo también los he vivido en mis carnes.
Aun así, sigo diciendo: El muerto al hoy y el vivo al bollo. Y este refrán auunque parezca carente de la más mínima sensibilidad, es muy pero que muy real.

Dr.Magenta dijo...

Los refranes estan bien para escribirlos sobre un ladrillo de ceramica y colgarlos en la cocina, en la practica no siempre funcionan...

Julia dijo...

El Rancio debería trabajar en un tanatorio para ayudar a las familias... Siento que esté pasando un mal día, así es la memoria.
Un abrazo

biba dijo...

Contrastar con el olvido esta "ausencia" importante serìa contrapoducente y casi, casi malsano.
Cuidate.

Dr.Magenta dijo...

Queramos o no la memoria nos acompaña, nos apena, nos flagela en ocasiones, en otra tambien nos divierte... no creo que tengamos que enterrar nada para olvidar, basicamente es cuestion de aprender a vivir con ello y no PARA ello....

Dr.Magenta dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, tambien al Rancio que por mucho que ponga de manifiesto las muchas diferencias de puntos de vista y opinion que tenemos, no deja de ser mi mejor amigo.