lunes, 15 de noviembre de 2010

VivA BeRLaNGA

No podía dejar pasar por alto la noticia que sin duda ha marcado lamentablemente este fin de semana, el fallecimiento del director de cine Luís García Berlanga. Mucho se ha escrito y sin duda se escribirá sobre la vida y obra de este genial director, y es que sin duda, su desaparición nos ha dejado un poco huérfanos. A nivel personal Berlanga junto a Buñuel y Almodóvar representaban como la santísima Trinidad de nuestro cine, una comparación con la que no creo que se identificasen demasiado ninguno de estos tres directores, pero que sin duda imagino les haría cierta gracia dado ese carácter tan acido, y critico que los tres comparten. Tres creadores muy personales a la hora de dar una visión muy particular de este país. La visión deformada y demoledora de Buñuel, reflejada hasta en sus obras más internacionales. La visión de la realidad soñada, la que le permitia mostrar la realidad más como le gustaría que fuese que como realmente es, que practica Almodóvar, y por ultimo la mirada de berlanga. Una mirada acida, corrosiva, en ocasiones cruel, esperpéntica y siempre fallera, festiva. Un director capaz de ser critico con una España sumergida de lleno en una rancia dictadura, de la que solo el fue capaz de reírse y hacernos reír. Junto a el tambien genial Rafael Azcona, parió los más significativos títulos de nuestro cine, y los mejores de su filmografia.
Con esa mirada exenta de ideología política, Berlanga ponía en la pantalla lo peor de nosotros mismos. Muchos de sus personajes, herederos de la España más ruin, más mezquina y sin embargo entrañables fueron interpretados de magistral manera por nuestros mas queridos actores secundarios, que en su cine adquirían la categoría de protagonista. La coralidad de sus historias propiciaba la abundancia de personajes. Famosos son sus ya clásicos planos secuencia, en los que Berlanga gustaba de exponer en una larga secuencia a muchos de sus personajes actuando a la vez en lo que eran y son verdaderas joyas de su cine. Desde la falsa caridad de “Placido” a las ayudas a una España aislada por el franquismo de “Bienvenido Mr. Marshall”, pasando por la pena de muerte o la guerra civil de “La vaquilla”, Berlanga nos enseñó su particular visión de España, siempre con una sonrisa entre pícara y socarrona, con la que de alguna forma todos aprendimos a reírnos de nosotros mismos.
De entre todas sus películas, hay una que aunque no es de sus mejores obras ni mas conocidas, a mi particularmente me gusta mucho. “Vivan los novios” es uno de sus films menos conocidos. Protagonizado por unos fantásticos López Vázquez y Laly Soldevilla, el film se caracteriza por su demoledor humor negro.
Recuerdo perfectamente la primera vez que vi esta película. Fue hace muchos, muchos años en una galaxia muy lejana llamada valencia. Fue en el cine de barrio que había bajo mi casa, en una sesión de noche a la que acudí siendo aun muy pequeño con mis padres y mis hermanas. Allí descubrí a Berlanga mientras cenábamos tortilla de patatas y bebíamos gaseosa la Casera en su rancio patio de butacas. Un cine que en verano, al carecer refrigeración, abría unas puertas laterales que cubría con una especie de mosquiteras de madera para que entrase el fresquito de la calle. Ni que decir tiene que eran muchos los vecinos que a pesar de eso, y como si de una emisión codificada se tratase, bajaban con las sillas de su casa y se sentaban en la calle para ver las películas a través de los incomodas mosquiteras. Así fue como descubrí, siendo un crío, su cine, viviendo en mis propias carnes un momento muy Berlanga, algo que afortunadamente ha sido una constante durante el resto de mi vida.
Como siempre apunto en estos casos, afortunadamente la grandeza del cine es su permanencia. Berlanga y sus películas continúan vivas, y de nosotros depende que lo sigan estando. Viva Berlanga.

2 comentarios:

Mo dijo...

Esperaba tu homenaje a nuestro querido Berlanga

Dr.Magenta dijo...

Muy pocos directores generan un adjetivo a partir de su apellido, Berlanga creo no solo un género, un estilo, sino tambien una forma de ver la vida...
Lo "berlanguiano" esta muy relacionado con nosotros, al menos conmigo y especialmente con esta ciudad, que siempre fué la suya...