martes, 4 de mayo de 2010

Mi vida es sueño


Anoche mientras dormía, soñé bendita ilusión, que Michael Landon aparecía dentro de mi televisión…. Dios mío he sido abducido por Calderón de la barca, no me extraña nada, definitivamente mi vida es sueño, mucho sueño.
Encontrabame yo zapeando a altas horas de la noche, a esas horas en las que una persona que se levanta a las 7 de la mañana debería de estar en la cama, cuando de sorprendente forma apareció ese rostro presidiendo un primer plano en mi pantalla de 28 pulgadas. Zapeaba de forma compulsiva, por el simple placer de darle al botón, sin buscar nada concreto, tan solo una imagen que me sacase de aquel letargo nocturno y entonces apareció él, iluminando la pantalla, que digo iluminando, destellando en el monitor ya no se si debido a su insigne presencia o a la cantidad de maquillaje que le cubría el rostro y que durante unas décimas de segundo me hizo apartar la vista de la pantalla. Era el, Michael Landon con la cara embadurnada de colorete cual pepona de feria, sin duda para disimular su edad cercana ya a la cincuentena. Lo cierto es que inmediatamente y de forma mecánica le volví a dar al botón y cambié de canal al tiempo que pensaba para mi: “La casa de la pradera… a estas horas”
Que cruel es la fama, que dolorosa es la profesión de actor cuando se te encasilla en un personaje. Inmediatamente volví a la susodicha imagen comprobando que ciertamente aquellas imágenes no pertenecían a la popular serie. Ese estilismo ochentón, esas hombreras desproporcionadas, esos tonos pastel imposibles, ese cardado 85 y sobretodo ese rostro del actor que por mucho que se empeñase en disimular le delataba de brutal manera. Y es que la cirugía hace milagros hasta cierto punto y a aquella tez de eterno adolescente.Le delataban unas patas de gallo del tamaño de Atlanta por mucho que Michael se empeñase en fruncir el ceño y poner carita de pena.
Ya inmerso totalmente en aquellas imágenes, pude comprobar que efectivamente no se trataba de un capitulo de La casa de la pradera sino de una película para la televisión por cable que por los datos que he podido aportar se rodaría a mediados de los 80 con un Michael Landon ya bastante madurito. Aquellos cinco últimos minutos de la película me dieron suficiente información de la misma. Michael interpretaba a una preso que después de 18 años de cárcel es puesto en libertad tras descubrirse que era inocente.
¿Acaso dudaba alguien de la inocencia del actor? ¿Existe algún depravado guionista capaz de convertir a Michael en un asesino? En aquellos últimos planos de la película, su personaje al que se le comunica su puesta en libertad una vez reconocida su inocencia después de 18 años, 18 putos años chupando barrotes, camina de ceremoniosa manera acercándose a su celda. Una vez dentro toma asiento frente a una maquina de escribir y con esa cara inexpresiva que le caracteriza comienza a teclear “I´m free, I´m free.. (Soy libre, soy libre). Aquel final tan telefim moñas me hizo despertar del letargo al tiempo que me levantaba del sillón haciendo la ola. “Viva Michael Landon”
Y es que Michael pertenece a esa generación de actores de telefilm, actores superados por el personaje, en su caso Charles Ingels o el Joseph Smith (que curioso como el fundador de la iglesia mormona) de “Autopista hacia el cielo”.
amentablemente el actor ya no esta entre nosotros aunque afortunadamente nos ha dejado un digno sucesor, David Hasselhoff.
Ese eterno estilismo ochenta, ese cabello Lionel Ritchie a medio camino entre Camilo Sesto y el cardado de la duquesa de Alba, esa eterna cara de adolescente de pueblo y sobretodo esa inexpresividad que ha servido de guía, de luz a multitud de actores posteriores como Steven Seagal o Silvester Stallone o al propio Michel Knight.
Su legado sigue a salvo afortunadamente , y entonces desperté y me di cuenta qué efectivamente No estaba soñando que estaba despierto y que como bien dice Calderón La vida es sueño aunque si aparece Michael Landon se convierta en una pesadilla.

6 comentarios:

Equilibrista dijo...

"Dios mío he sido abducido por Calderón de la barca, no me extraña nada, definitivamente mi vida es sueño, mucho sueño."

jajaja, me siento identificado con lo de mucho sue zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz ¡aaaaaaaaaargggh, veo a michael landon y hasselhoff de dúo protagonista en un telefilm de sobremesa!!!!! ke alguien me eche un cubo de agua para despertarmeeeee!

Dr.Magenta dijo...

Olvidé reseñar que la visión de un telefilm con uno de los dos actores como protagonista puede tener efectos muy nocivos sobre el espectador; somnlencia, angustia, vomitos... Si aparecen los dos juntos ya directamente la visiion resulta letal.

Julia dijo...

Parecidos muy razonables, tanto en la fisonomía como en la filmografía. A mi el Landon siempre me dió la sensación de estreñido, como si actuara apretando el culillo. Y el otro... qué aburrimiento de serie bañadoril y aceite de zanahoria.
¿Se encuentra usted mal?, es que esos sueños deberían preocuparle.

Dr.Magenta dijo...

Lo peor de todo es que no era un sueño...... ERA REAL.

laura dijo...

Dios mío , jajajajaja , mira , me pasa como a tí , que ando zapeando a horas intempestivas , pero diosssssssssssss , juro que si a mí me sale el Landon , apago la tele cada día a las 11 como muchoooooo...que horror , pobrecito , que mal lo habrás pasao criatura ...has probado con la granja del facebook ? plantar coles y criar vacas ayuda a dormir :-)

Dr.Magenta dijo...

Eso me pasa por jugar con fuego, a tratamiento me he tenido que poner. he decido este fin de semana airearme un poco en la casa de "La Pradera" para que me cante la flor de la canela....